🥇 PREGUNTAS FRECUENTES RESPECTO AL CURRíCULM VITAE 2021 🥇

  • por

Curriculum o currículum

Se escriben con tilde y en redonda, mientras que la locución curriculum vitae no se acentúa gráficamente, de acuerdo con la Ortografía de la lengua española.

En los medios de comunicación es habitual encontrar frases como «La oposición ha pedido que se revise el currículum vitae del consejero», «Redactar el currículum vitae puede ser una de las tareas más complejas» o «Su currículum vitae debe ser conciso, no parecer recargado de información».

Pese a que el Diccionario panhispánico de dudas (2005) establecía el uso de la tilde en esta locución, la actual Ortografía (2010) ha modificado este criterio y aboga por escribir las locuciones latinas en cursiva y sin tilde, de modo que lo apropiado en los ejemplos anteriores habría sido curriculum vitae.

En esta locución la pronunciación corriente del segundo elemento es /bíte/, propia del latín vulgar, aunque también se emplea /bítae/, correspondiente al latín clásico. En cambio, no es adecuada la pronunciación /bitáe/.

Los plurales de currículo currículum son currículos y currículums, respectivamente; el de la locución, sin embargo, es invariable y tiene género masculino: los curriculum vitae. Se considera inadecuada la variante currícula.

Por otro lado, se recuerda que currículo, currículum y curriculum vitae solo son sinónimas con el significado de ‘relación de los títulos, honores, cargos, trabajos realizados, datos biográficos, etc., que califican a una persona’. La voz currículo es además ‘plan de estudios’ y ‘conjunto de estudios y prácticas destinadas a que el alumno desarrolle plenamente sus posibilidades’.

Currículum o curriculo

En español es correcto escribir tanto currículo como currículum. La palabra currículum se encuentra plenamente adaptada al español y, por eso, puede escribirse sin cursivas y acentuada.

Curriculum es un latinismo y su uso, en vista de la existencia de las palabras referidas anteriormente, se considera innecesario.

Curricula, asimismo, es el plural en latín de la palabra curriculum. Se desaconseja su uso en favor de las formaciones de plural españolas, como currículos currículums.

¿Por que se llama curriculum vitae?

Curriculum vitæ (o currículum vítae, en español) es un concepto latino que significa “carrera de la vida”. Surgió en contraposición y por analogía a cursus honorum, que se utilizaba para denominar la carrera profesional de los magistrados romanos.

En la actualidad, la palabra currículum permite referirse al conjunto de experiencias de un sujeto, entre ellas las laborales, las educacionales y las vivenciales. El currículum resulta un requisito casi ineludible a la hora de presentarse para solicitar un empleo.

Podría decirse que cada persona tiene su propio estilo a la hora de elaborar su currículum, aunque los especialistas aconsejan respetar ciertas pautas para que el potencial empleador tenga un acceso simplificado a la información.

¿Por que es importante el curriculum vitae?

Tu Curriculum Vitae es la primera oportunidad que tienes para hacer una buena impresión durante tu búsqueda de empleo. Un CV bien hecho aumentará considerablemente tus oportunidades de conseguir una entrevista de trabajo. Por lo tanto, merece la pena invertir tiempo ya que la importancia del Curriculum Vitae es vital. Probablemente, marcará la diferencia a la hora de conseguir el puesto que buscas.  Es imprescindible que realces tus habilidades, experiencia y valor para la empresa.

Asegúrate que el CV sea conciso y que refleje la realidad. En términos generales, no debe de exceder de 2 páginas. Por lo tanto, asegúrate que esté escrito teniendo en mente el trabajo que estás solicitando. La importancia del Curriculum Vitae radica en venderte y demostrar que eres el mejor candidato para el puesto. Un empresario buscará lo siguiente en un CV:

Detalles Personales

Incluye tu nombre, dirección, número de teléfono y dirección de correo electrónico.

Perfil Personal

Esto es opcional, pero puede ser una muy buena manera de resumir tu experiencias y características personales. Es conveniente que transmitas tu entusiasmo en realizar el trabajo para el cual te estás presentando. También es importante resaltar las cosas que te motivan para trabajar en ese sector específico. Usa palabras claves claves y asegúrate que sea breve y conciso.

Aptitudes Esenciales

Incluye cualquier habilidad específica que tengas. Explica lo que tu consideras que son tus habilidades personales.

Vida Laboral

Empieza con la empresa en la que actualmente trabajas o en la última empresa en la que trabajaste. Sigue un orden cronológico inverso. Incluye las fechas en las que trabajaste en cada empresa. También incluye tu puesto en la empresa, responsabilidades y logros conseguidos.

Formación y cualificaciones

Escribe en orden cronológico inverso las titulaciones, diplomas, cursos y talleres que hayas realizado. Empieza con lo mas reciente y especifica si obtuviste alguna calificación especial.

Intereses

Esto es opcional, pero te da la oportunidad de destacar algo en tu personalidad que te hace único. Menciona lo que haces en tu tiempo libre, como por ejemplo, actividades deportivas o afiliaciones a otras organizaciones. Mántenlo simple, pero aprovecha esta oportunidad para dar a conocer las actividades extra curriculares que realizas. También, Asegúrate de mencionar cualquier logro importante que hayas obtenido.

Referencias

No es necesario hacer una lista de personas a las que se puedan pedir informes laborales tuyos. Es suficiente con simplemente decir que las proveerás las referencias si te las piden.

La importancia del Curriculum Vitae: Otras consideraciones

Tanto la presentación como el contenido son fundamentales en la importancia del Curriculum Vitae. No hay una manera determinada en la que puedas presentar tu CV, pero se recomienda lo siguiente

  • Usa papel de buena calidad
  • Se claro y conciso
  • Haz uso de negrita en tu texto para resaltar aspectos importantes
  • Usa listas con viñetas para resaltar puntos importantes. Esto es más efectivo que escribir párrafos largos de texto.
  • Asegúrate que la gramática y ortografía sean correctas
  • Sé cuidadoso y preciso
  • Usa un tono y lenguaje que expresen confianza en ti mismo

Las empresas normalmente reciben muchos CV por cada oferta de empleo que publican. De ahí radica la importancia del Curriculum Vitae. Es importante crear una buena impresión para conseguir que se fijen en ti. Mucha gente no dedican suficiente tiempo para escribir un CV de alta calidad que resalte sobre los demás.

Curriculum o curriculum vitae (CV)

A la hora de buscar empleo, siempre nos esmeramos en que todos los detalles sean correctos para estar más cerca de una posible entrevista de trabajo. El vocabulario laboral, no obstante, puede resultar algo confuso, ya que disponemos de un gran número de términos que hacen referencia al mismo concepto (Curriculum Vitae, CVcurrículum, hoja de vida…) Ahora que sabemos cómo se escribe Resume o Resumé, no está de más que descubramos si es mejor escribir CV o Curriculum Vitae en el correo que enviamos con nuestro currículum.

Afortunadamente, la respuesta es sencilla: da lo mismo si escribimos CV o Curriculum Vitae, es igual de correcto referirnos a un CV o currículum. De hecho, es mejor escribir CV cuando queremos condensar información en un espacio reducido.

Eso sí, debemos tener cuidado con las abreviaturas, ya que su uso indiscriminado podría denotar desidia por nuestra parte o incluso una falta de empatía hacia el reclutador, que puede no comprender el significado de las abreviaturas que empleamos.

¿El Currículum es igual a una Hoja de Vida?

La respuesta corta es no-no son lo mismo. Cada uno es usado para aplicar para diferentes tipos de empleos. También en varios países el formato y las mejores prácticas difieren.

Un Curriculum Vitae es más largo y contiene más detalles que una Hoja de Vida. En Europa y partes de Asia, los términos Hoja de Vida y CV se refieren al mismo documento. Con toda seguridad, las hojas de vida o CVs que ellos usan lucen muy diferente a lo que es el estándar en Estados Unidos. Aunque en Estados Unidos, CVs son usados en academia y las ciencias, así que en esos campos son una alternativa popular a la estándar hoja de vida.

CVs son de múltiples páginas y usados para detallar toda tu historia académica y laboral. Mientras que una hoja de vida es una forma de documento más corta y usada para aplicar para un empleo específico. Las dos formas son únicas.

¿Que curriculum es mejor?

Volcar la experiencia profesional, ilusiones, aspiraciones laborales y esperanzas en un currículum puede resultar complicado si no se tiene ningún punto de partida. En el anterior post, te mostrábamos cómo hacer un CV. Estas plantillas de currículum te ayudarán a darle forma al que en un post anterior te ayudamos a convertir en el currículum perfecto.  Elige el modelo de curriculum vitae que mejor se adapte a tus necesidades y descarga la plantilla de manera totalmente libre.

Puedes reescribir los contenidos y añadir los apartados necesarios hasta elaborar el documento maestro que te abra las puertas de una nueva gran oportunidad.

En ésta exhaustiva guía de CV vs Hoja de Vida, descubre más metalles de lo que es un CV y cómo se diferencia de una hoja de vida. También, obten instrucciones paso a paso de cómo realizar un CV (Curriculum Vitae) y personalizarlo a tu campo, especialidad y país.

¿Cuál es el mejor entre un CV versus Hoja de Vida? La respuesta recae en tus metas. Tu campo de conocimiento. También, dónde estás aplicando. Adéntrate en ésta guía para aprender más.

¿Qué plantilla de currículum elegir?

Existen varios modelos de currículum a emplear según seas nuestros puntos fuertes y necesidades:

Tal y como su nombre indica, consiste en presentar la experiencia profesional en orden cronológico, con la más reciente apareciendo en un primer puesto.  Se trata de un modelo muy básico que no incide en los logros ni las habilidades aprendidas en cada puesto.

Es recomendable utilizar el modelo cronológico si:

  • Estás al principio de tu carrera y cuentas con una experiencia limitada
  • La empresa proviene de un sector muy conservador

El currículum funcional

Este modelo, en cambio, pone su foco únicamente en las habilidades desempeñadas en tu carrera. Ilustra con ejemplos de logros y otras actividades que han impulsado esas capacidades. La lista cronológica de empleos, a pesar de ser opcional, se recomienda incluirla e iría en la parte final del documento.

Es recomendable utilizar el modelo funcional si:

  • Existen periodos de desempleo
  • Has cambiado de profesión y/o sector
  • Tus aptitudes para el puesto ofertado no se interpretan de una manera obvia en un modelo cronológico

El currículum combinado

Se suele decir que es lo mejor de ambos mundos. Presenta la trayectoria profesional de manera cronológica pero, a su vez, detalla aquellas habilidades y logros vinculados al puesto.

Es recomendable utilizar el modelo combinado si:

  • Cuentas con una amplia experiencia laboral
  • No hay grandes periodos de desempleo o son fácilmente explicables
  • Has permanecido en un mismo puesto durante muchos años

El currículum europeo o Europass

La Comisión Europea ha puesto a disposición de los ciudadanos una plantilla de currículum con un formato válido en toda Europa. Se trata de un modelo que, a pesar de que está disponible en varias lenguas, es estándar y será entendible en cualquier país europeo tanto por su estructura como por su contenido.

Es recomendable utilizar el curriculum vitae Europass si:

  • El puesto lo oferta una empresa extranjera
  • Cuentas con experiencia internacional
  • Solicitas una beca
  • Te presentas a un organismo oficial

Curriculum que poner

Los profesionales dedicados a la contratación de personal esperan que el Curriculum Vitae sea la expresión clara y concisa de informaciones sobre datos personales, formación y experiencia profesional de la persona que aspira a un empleo.

El principal objetivo para preparar tu Curriculum Vitae es obtener un entrevista.

El Curriculum Vitae cumple una triple función:

  • Presentarte a tu futuro empleador.
  • Resaltar los aspectos más importantes de tu recorrido académico y laboral; así como de tu personalidad
  • Después de la entrevista, recordar a tu futuro empleador los datos que mejor hablan de ti.

De tus puntos fuertes,  tu Curriculum Vitae debe resaltar los que están en perfecta adecuación con la función que debes desempeñar en la empresa, sin mentir. Debes adecuar tu Curriculum dependiendo del puesto de trabajo al que te presentes.

Cómo estructurar tu Curriculum Vitae

Apartados que un Curriculum Vitae debe tener :

Datos personales: Nombre y apellidos, DNI, lugar y fecha de nacimiento,  dirección personal, teléfono de contacto, dirección de correo electrónico…

Formación académica: Estudios realizados, indicando fechas, centro, y lugar donde se han realizado.

Formación complementaria: Estudios y seminarios que amplian y complementan tu formación reglada, indicando las fechas, el centro y el lugar donde fueron realizados.

Experiencia Profesional: Contratos, convenios y colaboraciones. Experiencia laboral realizada incluyendo las prácticas de los estudios que puedan ser de interés para la empresa que desea contratarte. No olvides señalar las fechas, la empresa dónde trabajaste y las funciones y tareas llevadas a cabo.

Idiomas: En este apartado mencionarás los idiomas que conoces y tu nivel. Si obtuviste algún título reconocido, como por ejemplo el ‘First Certificate’ en Inglés, que acredite tus conocimientos, indícalo.

Informática: Señala aquellos conocimientos informáticos que poseas: sistemas operativos, procesadores de texto, hojas de cálculo, bases de datos, diseño gráfico, internet, etc.

Otros Datos de Interés: En este último apartado señala todos aquellos aspectos que no han sido incluídos todavía, tales como: Carné de conducir, disponibilidad, etc.

Curriculum que poner en objetivos

Puede que al plantearte hacer un currículum no hayas oído hablar de incluir un apartado llamado «objetivos profesionales«. Si es así, no te preocupes. No es algo inusual desconocerlo, lo que quiere decir que ahora tú partes con ventaja respecto a otros candidatos que se presenten al mismo proceso de selección que tú. Es una buena noticia, ¿verdad?

Este apartado o pequeña sección del currículum suele colocarse al inicio del mismo, y que sirve como una breve carta de presentación insertada en el currículum, que puede ser muy ventajosa para que las empresas se hagan una idea de lo que buscas al presentarte a este puesto de trabajo. Si lo redactas como es debido -enseguida veremos cómo hacerlo-, este apartado jugará a tu favor incrementando el interés de los responsables de selección por saber más de ti.

La posición de los objetivos profesionales en el currículum será justo a continuación de tus datos personales, que deben encabezar el mismo. Al redactarlos no emplearemos más de cinco líneas, ya que debe tratarse de un breve resumen de lo que buscas conseguir en tu futuro empleo.

Cuando acudas a una entrevista personal ya tendrás ocasión de explayarte en este aspecto. En el currículum trata de que sea una descripción concisa e inequívoca de tus aspiraciones profesionales, explicando por qué crees que esta oferta de trabajo a la que te presentas puede ayudarte a alcanzarlas.

En la introducción hemos apuntado ya el concepto de los objetivos profesionales, y ahora vamos a concretar exactamente en qué consisten. Los objetivos profesionales en el currículum no son otra cosa que aquello que quieres conseguir en tu nuevo puesto de trabajo. Lógicamente se espera que tus objetivos profesionales estén en consonancia con el puesto al que aspiras: debes tener la formación adecuada que se pide, una experiencia profesional afín y unas habilidades que te hagan apto para desempeñar las funciones a cumplir.

De esto último se deduce que en los objetivos profesionales no debes limitarte a decir solo aquello que buscas en la empresa, si no lo que puedes aportar a la misma. Un proceso de selección no es una actividad unilateral: igual que tú esperas que la empresa que te seleccione te brinde una serie de reconocimientos por tu trabajo, la empresa también espera de ti una serie de aportes.

Por eso es importante que todo aquello que expreses en tus objetivos laborales lo tengas bien presente cuando llegue una posible entrevista de trabajo, pues te lo preguntarán sin duda, y querrán saber tanto qué esperas como qué puedes aportar.

Y si no te lo preguntan, saca tú el tema en cuanto veas la ocasión, para que comprueben que tienes claras tus metas y que te tomas muy en serio este puesto de trabajo y a la propia empresa.

Así pues, al expresar en el currículum tus objetivos profesionales debes considerar cuestiones como qué habilidades y competencias has adquirido hasta este punto, tu experiencia anterior, tus estudios y formación complementaria, además de cuál es tu interés en el puesto al que envías tu CV, qué esperas de la empresa que podría contratarte y que quieres aportarle si consigues el empleo.

En definitiva, los objetivos profesionales son la combinación entre tus aspiraciones con respecto al puesto de trabajo que se oferta y lo que la empresa busca en el candidato ideal. Esto último, lo que la empresa busca, deberás expresarlo indicando lo que puedes y estás dispuesto a ofrecer si consigues el puesto.

Al redactar tus objetivos laborales vas a tener que hacer una autoevaluación honesta para no transmitir unas metas que a priori sabes que no puedes o no tienes la capacidad de cumplir. Para ello, revisa muy bien tu experiencia, formación académica y aptitudes, así como la propia oferta de empleo que te interesa, y no infles tus objetivos en el CV, especialmente al indicar qué es lo que puedes aportar.

Y aunque debes ser consciente de que, por muy prometedores que sean tus objetivos profesionales, lo que realmente inclinará o no la balanza a tu favor serán otros apartados más amplios del currículum, no descuides jamás esta breve sección, porque todo suma. Y si tus objetivos van en la línea de lo que la empresa busca y tu historial formativo y profesional los confirma, puede que estés más cerca de la ansiada entrevista personal.

¿Cómo sacarle partido al objetivo profesional en tu currículum?

Si el apartado de objetivos profesionales está en tu currículum debe ser a tu servicio, no para que quede bonito. Y solo jugará a tu favor si sabes cómo sacarle provecho. A continuación veremos las pautas para conseguirlo.

En primer lugar, tu objetivo profesional debe adaptarse a la oferta a la que te inscribes. ¿Qué sentido tendría enviar tu currículum para un empleo puntual e indicar como objetivo profesional que esperas un trabajo estable y continuado? Ninguno, ¿verdad? Para evitar errores así resulta obvio que debes estudiar bien lo que se indica en la oferta de empleo.

Además de eso, analiza a qué se dedica la empresa, cuál es su filosofía de trabajo, su cultura empresarial y su historia. Estas cuestiones te darán pistas muy interesantes para poder plantear unos objetivos concretos que se ajusten a lo que la empresa quiere de ti, sin olvidar tu propio perfil profesional cuando redactes el currículum. Y si no consigues encontrar alguno de estos datos, guíate por el sector, el tipo de puesto o las competencias que se piden en la oferta de empleo.

Dar a conocer el objetivo profesional que se persigue es especialmente útil para los candidatos que no tienen demasiada experiencia, puesto que es una forma de compensar esa falta de recorrido laboral con unas aspiraciones concretas que transmitan ganas de trabajar, de aprender y de aplicar todas aquellas habilidades y conocimientos útiles para la empresa que se ha aprendido a lo largo del periodo de formación. Si es tu caso, no lo dudes: sigue nuestros consejos y que no falten los objetivos profesionales en tu currículum.

De hecho, esta es una de las utilidades más importantes de la sección de objetivos profesionales en el CV de cualquier candidato: expresar no solo nuestro potencial para el puesto y lo que nos gustaría obtener de él, sino también dejar patente nuestro compromiso profesional tanto con la vacante como con la empresa, que tendrá muy en cuenta este grado de compromiso.

Este aspecto es especialmente relevante en aquellos casos en que nuestro perfil no es el que mejor se ajusta al empleo en cuestión, ya que podremos indicar por qué nos interesa realmente, lo que estamos dispuestos a ofrecer y nuestros planes para aprender y crecer en la empresa de forma que nuestro perfil profesional llegue a encajar a la perfección en el del puesto a cubrir.

En definitiva, indicar el objetivo profesional en el CV es una manera realmente eficaz de poner el foco de los reclutadores en las razones por las que puedes ser un gran activo para su empresa, puesto que en un breve espacio habrás indicado tu conocimiento, habilidades y aptitudes para desempeñar el puesto de trabajo que quieren cubrir. Además, la sección de tu objetivo profesional les da a una idea de hasta qué punto tienes unas metas y tu determinación para alcanzarlas, lo que puede posicionarte por delante de otros candidatos en el proceso de selección.

Consejos para redactar el objetivo profesional en tu currículum

Ya hemos comentado que para redactar nuestros objetivos profesionales de manera eficaz debemos tener en cuenta, por una parte, nuestro perfil, aptitudes y aspiraciones profesionales; y por otro, aquello que la empresa busca en un candidato a ocupar su vacante.

El mejor modo de conseguir combinar ambas vertientes es elaborar un listado con estas cuestiones que acabamos de describir y sumarle qué aspecto o aspectos te impulsan a presentarte a este proceso de selección y de qué manera puedes satisfacer aquello que te propones profesionalmente.

Ahora que ya tienes clara esta información vamos a explicar cómo incluirla en tu currículum vitae sin extenderte demasiado. Piensa que en un espacio de unas 5 líneas como máximo vas a hablar de tu interés en el puesto; la formación, conocimientos y experiencia que puedes aportar; tus puntos fuertes como activo para la empresa y los aspectos que crees que ésta te puede ofrecer a ti. Seguro que llegados a este punto te ha asaltado la siguiente pregunta: ¿cómo vas expresar todo eso en tan poco espacio y de manera coherente? Enseguida lo averiguaremos.

El primer punto importante es que tu objetivo profesional ha de estar adaptado a la oferta concreta a la que te presentas. No puedes redactarlo y enviar tu currículum con el mismo objetivo profesional a varias empresas, lo que sería un claro error puesto que tus objetivos profesionales dependen o están relacionados directamente con aquella empresa en la que quieres trabajar. Esto quiere decir también que si ya entregaste un currículum para una oferta de trabajo, tendrás que rehacer este punto (y seguramente revisar además el resto de secciones) para la nueva oferta a la que te inscribas.

No olvides tampoco que por muy ambiciosos que sean tus objetivos profesionales y te consideres capaz de ofrecer muchos valores a la empresa, jamás debes sonar pretencioso o arrogante, pues es algo que con probabilidad provocará rechazo en los reclutadores. Si hay un valor que se tiene en cuenta en un proceso de selección y que contrasta positivamente con el talento es sin duda la humildad. Así pues, asegúrate de transmitir adecuadamente tus capacidades y motivaciones teniendo los pies en la tierra, consciente de que siempre se puede seguir aprendiendo y mejorando.

Y ahora vamos a evidenciar algo que hemos dado a entender en varias ocasiones desde que hemos empezado a hablar de los objetivos profesionales: siempre que expreses aquello que te gustaría obtener de una empresa, transmite también qué te dispones a ofrecer a cambio. No hables solamente de ti, de lo que a ti te interesa de la empresa. Esto es en realidad un diálogo entre la empresa y tú, y en las conversaciones son importantes los intereses de todas las partes.

Por último y no menos importante, recuerda que tienes poco espacio en este apartado para transmitir lo que quieres, así que asegúrate de que los términos y expresiones que empleas estén cargados de significado y evita apostar por frases hechas y dichos muy trillados que ya suenan a tópicos en el currículum. Concreta al hablar de aquello que quieres y de lo que la empresa obtendrá por tu parte, sin perder de vista las particularidades del puesto, de la empresa misma y de tu propio perfil.

De esta manera tus objetivos reflejarán un punto de vista genuino y lleno de motivación: el entrante perfecto para que lean el resto de tu currículum con un buen sabor de boca.

Ejemplos de objetivo profesional para el CV

Aunque ahora vamos a ver ejemplos de objetivos profesionales a incluir en el currículum, es importante que no te quedes solo con ellos. Lo fundamental es que te sirvan como modelo y los hagas tuyos, adaptándolos como hemos dicho a tu propio perfil y a las particularidades de la oferta de empleo en cuestión.

Estos son algunos ejemplos de objetivos profesionales para un currículum con experiencia:

  • «Contribuir a que la empresa alcance sus objetivos aportando mi experiencia y habilidades en el desempeño de mi cargo, teniendo la oportunidad de crecer profesionalmente cada día».
  • «Conseguir la estabilidad laboral en una empresa en la que pueda poner en práctica mis habilidades y conocimientos, con el fin de conseguir las metas propuestas y desempeñar mis funciones con eficiencia».
  • «Consolidar mi carrera profesional en una empresa que me ofrezca nuevos retos constantemente. Retos que poder superar aplicando mis aptitudes, sentido de la responsabilidad y capacidad de adaptación y motivación por aprender».

Y si se trata de un currículum sin apenas experiencia profesional, objetivos como estos pueden ser muy adecuados:

  • «Pasar a formar parte de una empresa en la que poder aplicar todos los conocimientos que he aprendido durante mis estudios, contribuyendo con ello tanto a mi evolución profesional como a alcanzar los objetivos planteados por la empresa».
  • «Poder desarrollar las aptitudes y conocimientos adquiridos en mis prácticas, aplicándolos a las estrategias reales de la empresa y formar parte así del equipo humano responsable de los éxitos obtenidos».

Currículum sin experiencia

Has terminado la carrera o eres estudiante y estás a punto de hacerlo y vas a buscar tu primer empleo enviando tu curriculum sin experiencia a puestos relacionados con tus estudios. Bien, lo primero que hay que hacer es redactar el CV, ¿pero cómo?. Es tu primer empleo y no tienes experiencia laboral en el sector… El principal problema con el que se encuentran los jóvenes actualmente es que es dificil encontrar ofertas de trabajo sin experiencia e incluso algunas de prácticas requieren algo de experiencia, y aunque no fuera un requisito indispensable, Â¿cómo puede destacar un curriculum sin experiencia sobre otro? Aquí te vamos dar algunas claves para elaborarlo.

Lo primero que hay que tener claro a la hora de redactar un curriculum sin experiencia (y con experiencia también), es adecuarlo a la oferta de trabajo a la que se va a enviar. Para ello hay que hacer un poco de investigación sobre la empresa, sus valores, lo que buscan, etc. Una vez hecho esto, piensa qué puedes aportar tú a esa compañía y en qué medida te identificas con ellos.

Antes de empezar a escribir tu cv sin experiencia, piensa bien cuáles son tus puntos fuertes. Una de las claves tanto para elaborar el cv como para acudir a una entrevista de trabajo es conocerse muy bien a uno mismo. Por lo tanto, haz una lista con tus intereses y habilidades personales o profesionales que puedan encajar en la oferta de empleo a la que enviarás el Curriculum Vitae.

Una vez hecho todo lo anterior, selecciona una de estas plantillas para realizar el CV y comienza a redactar tu Curriculum Vitae.

¿Cómo hacer un curriculum sin experiencia?

Vas a presentarte como candidato a un puesto relacionado con tus estudios y en elque no tienes nada de experiencia, por lo tanto, hay que destacar la formación. Sin embargo hay que tener claros algunos puntos en este apartado.

A veces, para rellenar y no dejar demasiado espacio en blanco, se tiende a poner información irrelevante que haga “bulto”. Este es un error bastante común. Evita incluir cursos o seminarios que no tengan nada que ver con el puesto (al seleccionador no le interesa tu curso de cocina si la oferta es para trabajar como abogado). Otra práctica común en el curriculum sin experiencia es incluir niveles de estudios innecesarios. Se da por hecho que si tienes estudios universitarios has tenido que superar el colegio y el instituto. O en el caso de que no se tengan estudios universitarios, se debe incluir la última formación (graduado en ESO, bachillerato, etc.).

Por lo tanto, lo que debemos incluir con respecto a la formación será: titulación y centro de estudios, formación complementaria relacionada con el puesto (cursos, seminarios…), y nivel de idiomas (incluyendo certificado si se tiene). Por lo que respecta al nivel de idiomas, hay que evitar el clásico “inglés: nivel intermedio”. Obviamente no todo el mundo que tiene que redactar un curriculum sin experiencia tiene un certificado que acredite sus conocimientos, pero al menos es conveniente diferenciar entre el nivel hablado, escrito y leído. También se pueden hacer test online y gratuitos que pueden indicarte tu nivel.

Si has estado en el extranjero realizando algún curso, de Erasmus, intercambio, actividades de voluntariado, etc., también se debe incluir.

Otra información que debemos incluir en un curriculum sin experiencia es la relativa a los objetivos e intereses laborales. Por ejemplo, si estás buscando un puesto de prácticas en una empresa de abogados puedes poner algo como: “estudiante/licenciado en derecho en busca de prácticas para ampliar mis conocimientos y adquirir experiencia profesional”.

Por último, si has trabajado en algo no relacionado con el sector al que pertenece la empresa, se debe incluir si es relevante. Es decir, si has trabajado un fin de semana como camarero en una discoteca, NO es relevante; si has trabajado durante un periodo largo de tiempo en otro sector, aunque no tenga relación con este, si es conveniente incluirlo.

Formato del curriculum vitae sin experiencia

Ya hemos visto la información más relevante que hay que incluir. Ahora vamos a ver cómo ponerla. En primer lugar, la información debe estar claramente separada por bloques diferenciados y en una sola página. La estructura quedaría así:

– Datos personales: cuidado con la dirección de email en este apartado. Es conveniente que crees una nueva cuenta de correo seria con tu nombre y apellidos o iniciales. No utilices una con apodos o que transmita poca seriedad.

– Objetivo e intereses: describe qué buscas y cuáles son tus intereses para el puesto.

– Formación: titulación, centro de estudios, año de inicio y fin, méritos académicos si los hay.

– Formación complementaria: cursos, seminarios, etc.

– Idiomas.

– Experiencia en otros sectores (no aplicable a un cv sin experiencia). Separada por bloques diferenciados, señalando el año de inicio y fin, y describiendo brevemente las funciones desempeñadas.

– Actividades: si has realizado intercambios, viajes de estudios o trabajo al extranjero, voluntariados, etc.

– Competencias: describe tus puntos fuertes (capacidad de trabajo en equipo, flexibilidad, autonomía, polivalencia, proactividad, capacidad de aprendizaje rápido…).

– Otros datos de interés: Aquí se pueden incluir datos como carnet de conducir, si tienes coche propio o no, disponibilidad para viajar, etc.

Por último, acompañando a un curriculum sin experiencia es conveniente incluir una carta de presentación.Recuerda que aquí puedes descarga gratis nuestros modelos de Plantillas para hacer tu CURRICULUM VITAE en formato WORD.

¿Curriculum con o sin foto?

Es una pregunta que me hacen a menudo y, a pesar de que tiendo a decir que más bien sí, tengo mis dudas. ¿Se ha de poner foto en el currículum o no?

Entonces, lo que he decidido es exponer los pros y los contras y vosotros decidís si la incluís o no. Al final, me mojaré y justificaré mi opinión.

Antes que nada, aclarar que la casi obligatoriedad de poner foto en el currículum es de países latinos. No pasa lo mismo en los países anglosajones, que casi lo obligatorio es no poner foto en el currículum por la posibilidad de que entre en juego la imagen personal en la selección de los candidatos y que, por tanto, sea una selección guiada por un criterio nada profesional y que no se ajusta a lo que requiere un puesto de trabajo (vamos, discriminación en un proceso de selección).

Si nos centramos por un momento en lo que pasa aquí, según una encuesta realizada por Infojobs entre las empresas que publican las ofertas en el portal, en España, los currículums con foto son tres veces más vistos por los profesionales de selección que los currículums que no incluyen foto.

Por qué existe aquí esta tendencia?

Parece ser que la respuesta es innata… Estudios científicos reafirman que la primera impresión es básica. Además, para hacernos esta impresión, miramos a la cara, sobre todo.

La cara es básica para la comunicación y la generación de ideas sobre la persona. De hecho, esto me ha hecho reflexionar sobre algo que seguro que también os ha pasado. Cuando vamos en coche, por ejemplo, y alguien hace una infracción o nos molesta con su forma de conducir, buscamos su cara. También pasa si alguien tropieza con nosotros sin querer.

Haced otra prueba: mirad a alguien desconocido sin mirarle a la cara. Solo mirad el cuerpo. ¿Qué pensáis de la persona? Seguro que os vienen muchas ideas. Ahora, fijaos sólo en la cara… seguramente servirá para contrarrestar la opinión que os ha dado el cuerpo, pero os aportará más información, o como mínimo, nos vendrán más ideas a la cabeza de cómo es.

Estos dos ejemplos me sirven para ilustrar los dos primeros motivos por los que se requiere la foto en un currículum:

  • La necesidad de comunicarse del ser humano, necesidad de no tener que decidir algo sin conocer al otro, aunque sea a través de una sola imagen.
  • La creencia de que, mediante la cara, captaremos mucha información de la persona.

Hay estudios que se inclinan más a destacar que parece ser que el cerebro no es que haga un prejuicio, sino que hace una predicción. O sea, que el cerebro es capaz de captar a través de la cara unas informaciones que no vemos de forma consciente y por ello emite un juicio. Lo que puede parecer un prejuicio podría no serlo, sino que el cerebro se basaría en datos que conoce para emitir el juicio. Es sólo un estudio. Seguro que hay otros que lo contrarrestan o lo critican, pero es otro dato para que lo valoréis. Ahí lo dejo

¿Por qué aquí necesitamos la foto por la necesidad de comunicación y de conocer a la persona y obtener información a partir de su cara y en los países anglosajones, no? ¿Podría ser por el carácter latino, más emocional y por el carácter anglosajón, más controlado? Esto bien puede ser un prejuicio (como mínimo es un estereotipo)… o no.

A partir de aquí, pros y contras que yo considero de poner la foto:

A FAVOR DE INCLUIR LA FOTO:

  1. Sabiendo que aquí se requiere, que se consideran más los currículums con foto que los que no llevan, pues no nos compliquemos y mejor ponerla.
  2. Ya que sabemos que va a dar información de nosotros, aprovechemos para dar una buena imagen. Que sea profesional, que transmita energía, dinamismo, cordialidad o aquello que requiera la profesión a la que optamos. Si queréis, podéis editar fotos fácilmente para que la imagen sea de mejor calidad. Os recomiendo una herramienta como Adobe Spark, un editor de imágenes sencilo y gratuíto.
  3. Muchas veces les hago una prueba a los usuarios a los que oriento. Les pido, desde una distancia de 3-7 metros, que me digan qué currículum prefiere entre dos que les enseño. Uno con foto y otro sin foto. Por norma general, y en igualdad de condiciones en otras características, más o menos, (tamaño/tipo de letra, distribución de la información, número de hojas…), las personas prefieren el que tiene foto… ¡por una cuestión visual! Rompe el esquema frío de letras que es el currículum y lo adorna con una foto (en color, mejor). Esto que puede ser banal, no creo que lo sea, porque la primera impresión del currículum, a nivel visual, también predispone al profesional de selección a favor o en contra de la candidatura. La imagen del currículum es importante. Imaginad un currículum de dos páginas, sin márgenes, sin espacio entre líneas, con la letra muy oscura y pegada… agobia, ¿no? Recordad que también podéis optar por currículums más visuales y atractivos.
  4. Hay trabajos que requieren de foto. Es así. En estos casos, es imprescindible.

EN CONTRA DE INCLUIR LA FOTO

  1. El motivo esencial es por el que no ponen muchas personas la foto. Por discriminación. Muchos candidat@s que cumplen los requisitos de una oferta pueden pensar que les pueden discriminar negativamente por la foto. Y puede ser verdad. No digo que en muchos casos, pero sí que estoy seguro que algún caso hay (cuando el río suena…).
  2. Mejor no incluir una mala foto. Es como una mala carta de presentación o un currículum mal redactado. Te puede excluir de la selección. Si la ponéis, que sea positiva, en color, que refleje habilidades, competencias… que se requieren en el trabajo.

En mi opinión… a mí siempre me gusta ver una foto cuando hago selecciónTransmite valores, actitudes… que después, en entrevista se han de confirmar o no. Eso sí, puedo asegurar que no selecciono por la foto. Hace más ligero el proceso de selección y ayuda a afrontar lo pesado que puede ser leer 50 currículums. Por tanto, yo considero necesario incluir una foto en el currículum, pues la gran mayoría de los que seleccionan, estoy seguro que no discriminan por la foto. Pero ayuda mucho lo que trasmite a hacernos una primera impresión de la persona. Una foto transmite también competencias, interés, marca personal… Y además pensad en algo curioso que ocurre. Hay quien no incluye foto en el CV, pero sí en Linkedin. Después de ver el CV, vas a Linkedn y ves la foto… Cosas que pasan…

¿Curriculum a una o dos caras?

Si vas a entregar tu currículum en mano directamente a la empresa que ha lanzado la oferta de empleo, es conveniente que también tengas en cuenta una serie de consejos para cuidar al máximo su presentación.

Si cuentas con una impresora propia en casa, puedes imprimir directamente todas las copias necesarias de tu currículum para entregarlas en mano a las empresas. Pero si no tienes impresora propia, tienes también la opción de hacer el currículum online y acudir a un centro de reprografía para imprimir tu currículum. Una buena opción es imprimirlo a doble cara para tenerlo todo en una o dos hojas como máximo.

Recuerda que, tanto si lo entregas en mano, como si lo mandas a través del correo electrónico, el currículum es un documento fundamental en la búsqueda de empleo, por lo que es recomendable cuidar al máximo todos estos detalles.

Aptitudes currículum

El currículum vitae es nuestra carta de presentación, un documento que tiene por misión presentar tus competencias, habilidades y conocimientos con el objetivo de encontrar el trabajo que mejor encaje con tu perfil. Por esa razón, es de vital importancia que el empleador pueda obtener de este todas las informaciones, generales y detalladas, especialmente las que conciernen al puesto de trabajo al que aspiras. La lectura de este artículo pretende ser un apoyo al candidato en busca de trabajo para proporcionarle toda la ayuda necesaria en la redacción de un cv. Según estudios realizados por las agencias de empleo estatales, a la hora de contratar a un trabajador, uno de los valores que gozan de mayor preferencia entre los empleadores son las aptitudes profesionales, es decir, que el candidato encaje bien en el puesto ofertado. Para ser más concretos, el comportamiento y sus habilidades relacionadas tienen prioridad por encima de las habilidades técnicas, y ello tiene su lógica, pues de nada vale a un empresario reclutar a un brillante informático si en la práctica no va a saber gestionar el estrés, o si no va a ser capaz de trabajar con otras personas, o simplemente, no sea una persona de confianza.

Habilidades no técnicas que tienen una notable importancia para el empleador:

Esta lista de habilidades conforma la base fundamental de cualquier candidato y son aplicables a cualquier tipo de trabajo:

  • Sentido de la responsabilidad
  • Confianza
  • Capacidad de trabajar en equipo
  • Conocimiento y respeto de las normas
  • Capacidad de actualizar los conocimientos
  • Sentido de las relaciones con los clientes
  • Iniciativa
  • Creatividad
  • Gestión del estrés y presión
  • Capacidad de análisis

Como sabes, el currículum vitae debe estar adaptado al tipo de actividad que vayas a realizar y probablemente tengas que disponer de varios modelos distintos si ya has trabajado o posees conocimientos de otros campos que nada tienen que ver con el puesto al que te presentas. Si posees muchas habilidades relacionadas con el comportamiento, menciona sólo las más relevantes según tu sector de actividad. Por ejemplo, en el de educación, el sentido de responsabilidad, la confianza, el conocimiento y el respeto de las normas son muy valorados. En cuanto a los servicios de construcción o personales (enfermera, cuidador, etc.), la cualidad más buscada es la autonomía, o, si vas a trabajar como vendedor, las relaciones con los clientes son los criterios por los que serás más valorado.

Los diferentes tipos de habilidades

A la hora de entrevistarnos con un empleador, ante todo debemos mostrar seguridad, objetividad y determinación. Sin embargo, nuestra naturaleza tiende a pensar que no tenemos muchas habilidades, y los candidatos con poca experiencia o demasiado jóvenes tienden a tener esa sensación. De nada servirá que sepamos mucho sobre gestión de proyectos para un puesto de gestor lingüístico si no somos capaces de destacarlo adecuadamente, de manera real, objetiva y sincera. Es de fundamental que sepamos cómo “vendernos” al empleador en el tiempo que dura una entrevista, ya que, si no somos capaces de destacar entre el resto, el siguiente candidato puede hacer que nuestra entrevista resulte completamente estéril. Después de leer este párrafo, te sentirás mucho más competente de lo que pensabas y descubrirás que ciertas habilidades que considerabas triviales son dignas de ser destacadas. Además de los conocimientos técnicos, hay muchas otras competencias que el empleador va a buscar en ti. A continuación, una lista modelo de cualidades que te servirán de ejemplo con más o menos relevancia en función del puesto al que aspires:

Relacionales:

  • Capacidad de trabajar en equipo
  • Transmitir un mensaje
  • Influenciar y mostrar liderazgo

Comunicativas:

Grado de efectividad en la expresión escrita y oral Internet:

  • Blog
  • Redes sociales
  • Video
  • Etc.

Organizativas:

  • Gestión del proyecto: creación de equipos, supervisión de los progresos Gestión del tiempo, cumplimiento de los plazos, establecimiento de prioridades
  • Organización de reuniones: seminarios, cursos de formación, sesiones informativas para la prensa, foros, ferias, exposiciones, etc.
  • Organización del espacio: reestructuración de oficinas, mudanzas

De comportamiento social:

  • Cortesía
  • Modales
  • Empatía
  • Capacidad de escucha
  • CarismaInterés por los demás
  • Paciencia
  • Autocontrol
  • Capacidad para manejar el conflicto
  • Positividad
  • Estado de ánimo positivo

Comerciales:

  • Gestionar una licitación: comprender el proceso, redactar el conjunto de condiciones, definir la admisibilidad de las ofertas, cumplir las normas inherentes a la licitación, gestionar las negociaciones técnicas y comerciales, redactar el contrato, comprender los mecanismos del contrato (reservas, garantía, reclamaciones, etc.)
  • Estudios de mercado, estudios prospectivos, vigilancia

De gestión:

  • Reclutamiento
  • Entrenamiento
  • Dirigir un equipo
  • Determinación de los avances individuales
  • Manejar un presupuesto

De Informática básica y avanzada:

  • Dominio de los lenguajes informáticos
  • Creación de aplicaciones
  • Word
  • Excel
  • Power Point Web marketing: conocimiento de SEO, SEA, etc.

En el aspecto personal:

  • Sentido de la iniciativa
  • Fuerza de la propuesta
  • Solución de problemas
  • Adaptabilidad
  • Manejo del estrés
  • Autonomía
  • Gestión del cambio
  • Flexibilidad
  • Capacidad de innovación

En el aspecto transversal:

  • Misiones de control
  • Auditorías
  • Gestión de un grupo de trabajo

En el aspecto administrativo:

  • Gestión de buzones y calendarios
  • Recepción de visitantes

En el aspecto lingüístico:

  • Lenguas conocidas
  • Habladas y/o dominadas

En la gestión de proyectos:

  • Conocimiento de la estructura de un proyecto, gestión de la planificación
  • Dominio de los programas de planificación (Primavera, Microsoft Project, etc.)
  • Gestión de las partes interesadas
  • Creación y seguimiento de índices de dirección de proyectos
  • Informes
  • Redacción de informes
  • Reuniones de progreso

¿Cómo debo mostrar mis habilidades?

Citar una habilidad no suele ser suficiente. Es necesario describir el nivel que posees. Por ejemplo, si dices que hablas inglés, proporciona información, como títulos, diplomas y puntuación obtenida, p.e citando los equivalentes europeos (A1, A2, B1, B2, C1, C2) del diploma obtenido para dar una idea más precisa al empleador de esos conocimientos. Cuando no es posible cuantificar tu nivel a través de un examen, puedes dar ejemplos. Por supuesto, la situación descrita debe ser relevante. Por ejemplo, si deseas destacar tu capacidad para gestionar proyectos, puedes hablar de alguna experiencia pasada, especificando el tamaño del proyecto (presupuesto, equipo), su duración y su objetivo. Si eres el capitán de un equipo de baloncesto amateur, es relevante usarlo para ilustrar tu liderazgo. Si está solicitando un trabajo como enfermera o cuidador, es muy interesante mencionar tu experiencia en el mundo asociativo. Esto resaltará tu empatía y tu auto-sacrificio.

El empleador probablemente querrá obtener información sobre tu nivel de competencias y sabrá deducir, por la cantidad de habilidades que le proporciones, si eres un candidato seguro de ti mismo, o no. En la selección de personal se busca la seguridad en uno mismo, y tener enfrente a un candidato que apenas presenta habilidades, le indica al empleador que está delante del candidato equivocado, sin embargo, el pretender “venderse” demasiado bien puede ser un arma de doble filo, porque también el empleador sabrá detectar si está entrevistando a una especie de “fanfarrón” y dudará de la información que le proporciones. Por lo tanto, evita exagerar una habilidad y hablar de ti mismo como “experto en redes sociales”, por ejemplo, dando a entender que regularmente “publicas” fotos en Instagram. El mismo error sería indicar que posees experiencia de directivo si solo has trabajado como delegado o similar. También es importante que no menosprecies habilidades que posees y a las cuales no les das demasiada importancia, como el crear una página web, habilidad que no todos los candidatos poseen. Podrías estar perdiendo la oportunidad de causar una gran impresión en tu futuro empleador. Del mismo modo, si tienes algún conocimiento de un idioma raro, será muy provechoso hablar de este. De modo que, presentar tus habilidades es un ejercicio delicado que lleva tiempo, pero vale la pena porque es una forma de sobresalir de entre tus competidores.

¿Cómo presentar tus habilidades en el curriculum vitae?

Desde el punto de vista de la forma, puedes mencionar en tu cv, ejemplos de tus habilidades en forma de lista de viñetas. Esta es la presentación más habitual. Pero también puedes imaginarte una presentación gráfica para llamar la atención de tu empleador. Por ejemplo, algunas personas encuentran interesante presentar las competencias en forma de esquema, como diagramas o tartas, para ilustrar bien las proporciones. Para la evaluación de tus competencias y habilidades, puedes utilizar una clasificación por estrellas (de una a cinco) y luego agregar cualquier información útil (examen, experiencia, etc.) junto a ella. Como sabes, un curriculum vitae no puede ser una novela, ya que lo único que consigues es aburrir al empleador, sobre todo teniendo en cuenta que además de tu cv tiene que leerse algunos más, como mínimo. Como el cv tiene otras partes y debe caber todo en una página, esto significa que no tendrás el espacio para enumerar todas tus habilidades. También tendrás que ser conciso en la forma de presentarlos. Pero no está prohibido deslizar algunas de tus habilidades en otras partes de tu cv, ¡al contrario! Así pues, en la sección “experiencias profesionales”, puedes insertar las habilidades que has desarrollado en cada experiencia. Sin embargo, ten cuidado en este caso de que tu cv no se convierta en una simple lista de habilidades! Esto lo haría difícil de leer y perdería credibilidad.

Para evitar este escollo, en su lugar, recuerda escribir sutilmente tu experiencia de manera que las habilidades que has desarrollado sean comprensibles sin mencionarlas. Por ejemplo, supongamos que en la sección de “experiencia laboral” se habla de una función anterior que incluía una cantidad importante de redacción de informes. En este caso, no es necesario que menciones todas tus habilidades administrativas en el cv. Implícitamente, el empleador entenderá que eres competente en Word y/o Excel, e incluso tendrá una idea de tu nivel. Puedes hacer exactamente lo mismo con la sección de “hobbies”. Imaginemos que respondes a una oferta de trabajo para ser vendedor. Será muy beneficioso proponer una experiencia en el ámbito asociativo, sobre todo si has participado en una recaudación de fondos. Esta experiencia por sí sola demostrará que tienes habilidades relevantes para el puesto, tales como iniciativa, sentido del diálogo, persuasión, sentido de la responsabilidad, etc.

Aquí podrás obtener tu curriculum vitae profesional teniendo la garantía de que todas tus habilidades, conocimientos, competencias, capacidades y destrezas quedan reflejadas fielmente para presentarte en cualquier entrevista de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *